20 may. 2010

El pánico

El pánico es como una caja de cerillas: todos tus miedos están ahí dentro; cada uno, con una cabeza de fósforo roja, y si de repete uno de ellos se prende, todos los demás arden inevitablemente. Así que solo hay una forma de que la hoguera del pánico no te lleve por delante y es separar las cerillas, desgranar los miedos y apagarlos, uno a uno, porque los miedos se alimentan de lo desconocido, de la falta de verdad; y para descubrir la verdad, uno solo necesita clarividencia. Así empecé a buscarla, tirando de cabos sueltos, como una carta de tarot.

No hay comentarios:

Publicar un comentario